Invertir como la Universidad de Harvard

Federico Tessore

Se trata de uno de los inversores mas importantes e inteligentes del mundo. Sus retornos son impresionantes y consistentes. Por eso analizamos su estrategia de inversión y qué podemos aprender de ellos.

Punta del Este, Uruguay, 18 de Enero de 2022

Por Federico Tessore

Nuestros plácidos tiempos en estas tranquilas playas uruguayas se vieron interrumpidos por un inevitable diagnóstico de Covid positivo en mi familia. Cuando digo inevitable me refiero a que por estas costas hay mas gente con Covid, que sin Covid…

Unos días atrás Vicky, mi mujer, empezó con fiebre y malestar. Y luego siguió el resto de la familia.

Así que acá estamos, encerrados unos días, sin síntomas muy extremos, descansando del sol… y aprovechando para ponerlos al día con las noticias y las novedades de este mundo de las inversiones que nunca se detiene.

Por ello es que hoy me gustaría compartir con los lectores de este newsletter semanal de inversiones un análisis que hice sobre la estrategia de inversión de la Universidad de Harvard. Hace décadas que sigo la cartera de este gran inversor. Creo que hay mucho para aprender sobre su estrategia.

Porque se trata de uno de los inversores mas prestigiosos e inteligentes del mundo.

Y cuando digo inteligente estoy hablando de una institución que reúne a algunas de las personas mas inteligentes y formadas del mundo, pero además que implementa una estrategia que no solo le permite generar ingresos corrientes cuando lo necesita, sino además que le permite construir un patrimonio a largo plazo de tal manera de asegurar que la universidad va a tener recursos para financiar su presupuesto con independencia del gobierno de turno o inclusive de los pagos que hagan sus alumnos.

Gracias a este fondo la universidad tiene independencia de lo que pase con el gobierno, y sus posibilidades de solventar los gastos de la universidad, o de los ingresos que generan sus alumnos con el pago de matriculas y cuotas.

Hoy el fondo, llamado endowment en Estados Unidos,  tiene un patrimonio de U$D 53.000 millones, y el año pasado creció nada menos que U$ 11.000 millones de dólares gracias a un retorno del 33,6% anual. De todas estas ganancias, U$D 2.000 millones fueron a financiar el presupuesto anual de la universidad, representando el 36% de los ingresos totales de Harvard.

Podemos decir que Harvard tiene “recursos ilimitados” gracias a su exitosa estrategia de inversión. Y que estos “recursos ilimitados” son una gran ayuda para que Harvard se mantenga como una de las universidades mas prestigiosas del mundo por muchas décadas.

Por eso me parece apasionante seguir la estrategia de inversión de Harvard, porque todos podemos aprender mucho de cómo invierte una de las instituciones mas prestigiosas del mundo.

Así que empecemos a analizar cómo esta compuesto el portafolio de inversiones de Harvard.

Según el último informe financiero, la universidad invierte en 8 clases de activos que podemos ver en el cuadro de más abajo con sus respectivos rendimientos anuales:

  1. Acciones cotizadas o “public equity”: Son acciones de las compañías públicas que cotizan libremente en la bolsa.

  2. Private Equity”:  Son acciones de empresas privadas que no cotizan en la bolsa. Estas inversiones son de alto riesgo y poca liquidez, pero también de alta rentabilidad.

  3. Fondos de cobertura o “Hedge funds”: Son fondos que aplican estrategias financieras que le permiten ganar dinero tanto si sube como si baja el mercado. La misma incluye opciones y derivados, entre otras estrategias sofisticadas. A esta forma de inversión también se le conoce como estrategias de “Retorno Absoluto”.

  4. Activos inmobiliarios: Al igual que otros grandes fondos de inversión como el fondo del petróleo noruego, el fondo de Harvard también dedica parte de sus inversiones en propiedades inmobiliarias generadoras de rentas.

  5. Recursos Naturales: Harvard invierte en recursos naturales como oro, petróleo o gas natural.

  6. Bonos: Aquí incluye tanto bonos del tesoro estadounidense como deuda corporativa de grandes empresas.

  7. Otros activos Reales:  Son activos no representados en el resto de las categorías. Esta categoría apenas corresponde al 1% del total.

  8. Efectivo: Representa efectivo y activos líquidos similares como fondos de dinero y relacionados.

En la primera mitad del año 2021 el fondo obtuvo una rentabilidad del 33.6%, algo sensacional si tenemos en cuenta que en el mismo periodo el S&P 500 consiguió una rentabilidad del 14,4%.

La mayor contribución al desempeño del portafolio de Harvard fue su inversión en private equity y en fondos de cobertura, dos clases de inversiones que se apartan del tradicional portafolio compuesto por acciones y bonos.

La evolución del portafolio

Pero resulta interesante ver no sólo en qué invierte hoy la universidad, sino también ver cómo fue cambiando esta distribución en las dos últimas décadas y media.

Fuente: elaboración propia a partir de Harvard Endowment Financial Report

Podemos observar varias tendencias en la evolución de la composición de la cartera de Harvard.

En primer lugar, la inversión en acciones, que es el segmento celeste del gráfico, bajó de representar casi el 60% de la cartera en 1995 a apenas el 14% veintiséis años después. ¿Por qué se dio esto? Bueno, por un lado el fondo de la universidad es tan grande, que ahora la prioridad es bajar el riesgo. Es decir, mantener el capital, no tanto hacerlo crecer o hacerlo crecer pero sin tantas oscilaciones. Por eso, dado que las acciones son muy rentables, también son muy volátiles.  Por otro lado, esto se dio porque la universidad empezó a tener muy buenos rendimientos en dos clases de activos que antes no tenían tanta importancia como el private equity y los fondos de cobertura.

En segundo, lugar las inversiones en private equity, o acciones privadas, se convirtieron durante la última década en la principal clase de activo en el portafolio de Harvard, pasando del 13% del portafolio en 2010 al 34% en la actualidad.

Para invertir en private equity, es decir, negocios privados que no cotizan en la bolsa, se necesitan contactos y altas sumas de capital, algo difícil para la mayoría de los inversores. Sin embargo la Universidad de Harvard posee ambos, algo que aprovecha en su estrategia de inversión con excelentes resultados (fíjate que la valuación de estas inversiones subió un 77% en la primera mitad de 2021).

Como inversor individual no es fácil invertir en este segmento. Lo ideal es buscar fondos que puedan tomar las decisiones y darte acceso a este tipo de inversiones. Pero no es fácil encontrarlos o si los encontras, que tengan mínimos de inversión bajos. Prometo grabar otro episodio para profundizar este tema.

En tercer lugar, llama la atención también que mientras que 2005 había una posición negativa de efectivo, que indica que el fondo tomó deuda prestada para invertir, en la actualidad y a pesar de la mayor inflación, un 8% del fondo está en efectivo perdiendo poder adquisitivo. En línea con lo anterior, parece que los gestores del fondo de Harvard son escépticos sobre la evolución de las inversiones en el futuro ante los problemas que arrastra la economía mundial y el avanzado estado del ciclo bursátil actual. Por ello, están con una estrategia bastante conservadora.

En cuarto lugar, otra tendencia importante fue la menor inversión en bonos, que pasaron de suponer el 27% del portafolio en 2005 a apenas el 4% en la actualidad. Harvard invierte a muy largo plazo, varias décadas, por eso este tipo de inversión, con pocas oportunidades de proveer grandes rentabilidades en el largo plazo pierde atractivo. Y esto se ve profundizado con el actual escenario de tasas negativas. Por eso no tiene sentido invertir en bonos y Harvard adapto su cartera a esta realidad.

Por último, en quinto lugar, los recursos naturales pasaron de suponer el 14% del portafolio de Harvard en 2010 a tan solo el 1% en la actualidad. Es decir, hubo una disminución muy fuerte en este activo y esto puede estar explicado por el poco atractivo de esta categoría durante los últimos años. Mucha volatilidad y poca rentabilidad hacen esta categoría no tan atractiva como en el pasado.

Conclusión

Como pudiste ver, Harvard invierte de manera diversificada pero también realizando apuestas concentradas cuando lo considera conveniente, como en la actualidad sucede con la inversión en private equity y las estrategias de retorno absoluto, que suponen un 67% de su cartera.

Además, Harvard siempre adapta su estrategia a cada momento, algo que se evidenció con los importantes cambios en la composición de su portafolio con el paso de los años. Si Harvard cree que el ciclo bursátil alcista está próximo a terminar, rota sus inversiones desde la inversión tradicional en acciones a estrategias que también aprovechan las bajas como las de retorno absoluto.

Por último, Harvard aprovecha sus ventajas en sus contactos, algo que se evidenció por la fuerte apuesta que hizo por la inversión en private equity, donde la disponibilidad de contactos en el mundo de los negocios y de abundante capital es imprescindible, algo que una universidad puntera como Harvard posee.

Si bien como inversor individual no podes replicar la estrategia de Harvard de la misma manera, me gustaría cerrar esta nota con 4 aprendizajes que me parece que si podemos quedarnos:

1 – Diversificar: Es clave armar una cartera diversificada de tal manera de lograr mejores rendimientos con menor volatilidad.

2 – Ilíquidos pero mas rentables: Si tenes tiempo y estas invirtiendo a largo plazo, elegir activos ilíquidos puede ser una buena idea. Esto esta representado por la parte de private equity e inversiones inmobiliarias de la cartera, que creció fuerte, frente a la disminución de acciones publicas.

3 – Dinámico y cambiante: Las estrategias son dinámicas, van cambiando a medida que cambia el mercado y la economía. Nada es para siempre.

4 – Reducir la volatilidad: La volatilidad es una preocupación de Harvard y debería ser una preocupación para vos también. Fíjate que la elección de fondos de cobertura busca lograr rendimientos aún en mercados bajistas. En este mundo tan volátil, donde todo sube y baja tan rápido, los grandes inversores están buscando formas creativas de no vivir en una montaña rusa de rendimientos. No es un objetivo fácil, pero si es un elemento importante que todo inversor debe mirar.

Si te interesa profundizar este tema, podes hacer clic aquí para acceder al reporte completo de Harvard. Ojo que está en inglés y es largo…

Espero que te haya gustado el análisis y te haya quedado algo valioso para tu situación personal. Y también espero que estés pasado bien el verano, estés donde estés, y que si tenes o tuviste Covid, te sea tan leve como a nosotros.

La semana que viene nos encontramos con mas estrategias y tácticas para manejar nuestro dinero con éxito.

¡Buena semana de inversiones!

Fede Tessore

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin