¡La inflación en Estados Unidos se disparó! ¿Es momento de invertir en oro?

Federico Tessore

Hoy vamos a tratar de entender porqué el oro no subió el año pasado mientras la inflación de Estados Unidos se disparó. Y además, vamos a analizar que es lo que puede pasar con el precio del oro en este nuevo año 2022.

Punta del Este, 24 de Enero de 2022

Por Federico Tessore

El oro es un activo raro. Creo que todos crecimos escuchando diferentes historias sobre el oro.

O sobre la impresionante cantidad de oro que hay en el vaticano, o el oro que acumuló tal persona, empresa o país o hasta dibujos animados que juegan con la figura del millonario lleno de oro por todos lados.

Creo que nunca quedó claro porqué el oro es tan valioso. Pero si estaba claro que el oro era sinónimo de riqueza.

Por eso el oro siempre tiene un lugar tan especial en el mundo de los inversores. Tal vez no tanto por su presente, sino un poco mas por su pasado.

Y lo que paso con el precio del oro el año pasado, el año 2021, también es raro.

¿Porqué raro?

Bueno, porque todos los analistas globales esperaban que el año 2021 sea un gran año para el oro, pero no lo fue. El precio bajo un 7% en 2021, empezó por arriba de los 1.900 dólares la onza y termino el año en 1.800 dólares la onza.

¿Porque se esperaba un gran año para el oro?

Bueno, porque la historia mostraba que a mayor inflación el precio del oro subía.

Y la inflación el año pasado fue muy alta en todo el mundo. En Estados Unidos la inflación fue la mas alta de los últimos 40 años, llego al 7% anual.

En otras grandes economías sucedió algo muy similar. En la Zona Euro la inflación alcanzó el 5%, en el Reino Unido el 5,1%, en Canadá el 4,7% y así en muchas otras economías…

Viviendo en Argentina estas tasas de inflación quizás te parezcan bajas, pero pensá que en estas grandes economías llevan más de dos décadas con tasas de inflación que casi nunca superan el 2%.

¿Cuáles fueron las razones por las que la inflación subió en todo el mundo?

Principalmente dos.

La primera fueron los gigantescos estímulos monetarios que los principales bancos centrales del planeta implementaron desde marzo de 2020 para aliviar la situación económica tras el impacto de la pandemia del coronavirus.

Y es que entre la Reserva Federal, el Banco Central Europeo y el Banco Central de Japón, se inyectaron en el sistema monetario 11 billones de dólares, equivalente a 30 veces el PBI de la Argentina.

Y como los argentinos sabemos muy bien, si se emite dinero sin respaldo, y la demanda de ese dinero no sube, tarde o temprano los precios de los productos y servicios suben. Estados Unidos tiene la gran ventaja, que no tienen países como la Argentina, de que muchas personas en todo el mundo siguen confiando en el dólar, por lo tanto, la demanda siempre es muy alta.

Pero todo tiene un limite, y el limite se empezó a ver el año pasado con la inflación pasando de un promedio del 2% anual al 7%. Un incremento brutal para Estados Unidos y una muestra de que la confianza se esta acabando.

Fuente: Yardeni Reserach.

Pero esa no es la única razón por la que la inflación subió en el mundo el año pasado. La segunda razón por la que subió la inflación fue por los problemas de producción y suministro derivados de la pandemia.

2020 fue un año problemático para los productores mundiales. Desde madera al petróleo, todos los rubros se vieron afectados por parones en la producción debido a las restricciones por la Covid.

Si bien en 2020 estos problemas no se evidenciaron por el stock existente de commodities y otros materiales, cuando en 2021 estos inventarios se agotaron se produjo una escasez que propició el incremento en los precios, al producirse el desajuste entre una oferta menguante y una demanda que se recuperaba tras un año 2020 nefasto para la economía mundial.

Oro: activo refugio

Durante miles de años el oro fue considerado como el activo refugio frente a las devaluaciones monetarias gracias a sus propiedades, entre las que destacan:

  • Escasez: la cantidad de oro existente es limitada y su extracción de la tierra es costosa.
  • Incorruptibilidad: el oro es uno de los pocos metales que no se oxida y que resiste el paso del tiempo sin corromperse
  • Maleabilidad: el oro es divisible, lo que favorece su estatus como medio de intercambio y de almacenamiento de la riqueza.

Sin embargo, con la actual suba de la inflación el oro no subió como en anteriores episodios inflacionarios, sino que durante más de un año se movió de manera lateral en un estrecho rango entre los 1700 y los 1900 dólares.

Fuente: Investing.

Acá te comparto las 4 razones por las que pienso que el oro no despegó en 2021 como la mayoría de los analistas del mercado esperaban.

RAZÓN #1: la bolsa y el real estate le robaron protagonismo

El oro no es el único activo que nos protege frente a la inflación. En realidad cualquier activo real, como una participación en una empresa, un terreno o un inmueble nos protege frente a la devaluación monetaria.

2021 fue un año histórico para la bolsa de Estados Unidos, que alcanzó su mayor nivel de la historia. El S&P 500, principal índice de la bolsa estadounidense, subió en 2021 un 26%. Una suba que se añade a la de 2020, cuando ya subió otro 15%.

Pero también fue un año histórico para el real estate de Estados Unidos, donde los precios aumentaron un 15% de acuerdo al Índice de Precios de la consultora inmobiliaria CoreLogic.

En el entorno actual, los inversores están priorizando la inversión en otros activos reales como las acciones o el real estate porque ofrecen una mayor rentabilidad que el oro.

Si como en otras crisis económicas el valor de estos activos se hubiera hundido, la demanda de oro habría sido mucho mayor. Sin embargo, lo atípico de esta recesión provocada por la pandemia en la que el precio de los activos reales no solo no cayó, sino que encima registró importantes subas, hizo que el oro haya tenido menos atractivo para los inversores.

RAZÓN #2: La suba de las tasas de interés golpeará al oro

Otra ventaja que presentan activos como las acciones o los bienes raíces frente al oro es que generan rentas, ya sea a través de los dividendos o de los alquileres de las propiedades inmobiliarias.

Esto es particularmente importante ahora que los bancos centrales se están preparando para subir las tasas de interés para controlar la inflación.

Según afirmó Mark Leale, director de la firma de inversión Quilter Cheviot, “el mercado espera que los bancos centrales suban las tasas de interés para combatir la alta inflación. En este entorno el oro sufrirá porque no genera ningún retorno”.

Ahora que inclusive los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años, que están considerados como activos ultraseguros, generan rentas de más del 1,7% anual gracias a la futura suba de tasas en Estados Unidos, el costo de oportunidad de poseer oro es mayor que antes.

Los inversores que quieran poseer activos seguros preferirán tener bonos del Tesoro estadounidense que tener oro. Los operadores de mercado ya anticiparon esta situación, lo que provocó una menor demanda de oro y por tanto una evolución de su precio menos favorable.

RAZÓN #3: Bitcoin, el nuevo oro digital

Si hubo un activo que brilló con luz propia en los mercados en los últimos tiempos, ese activo sin duda fue Bitcoin.

Entre 2020 y 2021, Bitcoin multiplicó su valor por más de 6 veces. Ningún activo financiero tradicional igualó el desempeño de la criptomoneda reina en los últimos dos años.

Por sus propiedades muchos son los que se refieren al Bitcoin como el “oro digital”. Esto es así porque la emisión de bitcoins está limitada a 21 millones de unidades por un protocolo no modificable. Esto hace que la escasez de Bitcoin sea inclusive mayor que la del oro, porque el oro seguirá siendo extraíble de la tierra mientras sea económicamente viable.

Al igual que el oro, Bitcoin funciona tanto como reserva de valor (por su carácter limitado) como medio de pago. En este último aspecto, Bitcoin es superior al oro ya que una trasmisión de Bitcoins es más segura, más rápida y más económica que una trasmisión de oro.

Por sus ventajas respecto al oro, y por su espectacular desempeño en los últimos tiempos, Bitcoin surgió como una alternativa al oro, lo que potencialmente disminuyó la demanda y el atractivo del metal dorado.

RAZÓN #4: El dólar subió respecto al resto de divisas

Para terminar, es importante que tengas en cuenta que en 2021 el dólar brilló por encima del resto de divisas.

Así, el US Dollar Index, que refleja el desempeño del dólar respecto a una canasta con las principales divisas del planeta, subió en 2021 un 6 por ciento, su mayor suba desde el año 2014.

Fuente: Investing.

Recordá que la cotización del oro se denomina en dólares, por tanto aunque respecto al dólar el oro se mantuvo plano, respecto al resto de monedas el oro sí subió. Por tanto antes de asegurar que el oro no subió en 2021, siempre debemos tener en cuenta con qué estamos midiendo su valor.

Sin duda hubo muchas más razones por las que el oro no subió el año pasado, pero en mi opinión estas fueron las 4 más importantes.

¿Qué puede pasar en 2022?

Tengo la sensación que esta tendencia se puede repetir. Que el oro puede estar afectado por las mismas variables que lo influyeron el año pasado, con una sola excepción:

Si se da una crisis financiera fuerte en el mundo o si la inflación se dispara.

Me refiero a una crisis financiera como al del 2008 por ejemplo, cuando muchos bancos quebraron y los precios de las propiedades inmobiliarias se desbarrancaron. O un escenario de mayor inflación, por ejemplo por arriba del 10% anual en Estados Unidos.

Si esto ocurre, es probable que el oro se dispare. Pero si no ocurre, todo puede permanecer igual que el año pasado.

Como veo improbable que esta crisis se de, no me convence el oro.

Me parece mas conservador quedarse con algo de efectivo, a pesar de la inflación, y además crear e invertir en negocios, que por mas crisis que haya, sigan generando flujo de fondos estables.

Con esto cerramos esta columna semanal de inversiones. No dejes de pasarme tus comentarios y pensamientos sobre este tema. Y sobre cualquier otro que te interese que escriba este año.

¡Te mando un abrazo y buena semana de inversiones!

Fede Tessore

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin